Porqué deberías dormir la siesta en el trabajo: la ciencia te respalda!

¿No sería genial que tu jefe te deje media hora cada día para que duermas una siesta? Claro que si. Por eso, te recomendamos que le muestres este artículo, para que vea que si te dejará darte ese gusto tu productividad y capacidad de resolución de problemas mejoraría de manera notable. Y para que también vea que no solo le damos el argumento, compartimos técnicas para que en no más de 20 minutos estés fresco como una lechuga.

Por desgracia, la siesta es a menudo mal vista en nuestra cultura adicta al trabajo. Las siestas se han ganado la reputación de ser para los perezosos y poco ambiciosos. La persona que se queda dormida en su escritorio en el trabajo es ridiculizada. Y si nos quedamos dormidos, nos sentimos culpables.

argentrends-siesta2

3 beneficios comprobados de la siesta

La siesta se ha ganado una mala reputación. Una investigación ha demostrado que hay muchos beneficios en la siesta. Tomar una breve siesta en realidad puede ser una poderosa herramienta para la auto-mejora. Las siestas también pueden aumentar nuestra salud, el bienestar general, la inteligencia y la productividad. A continuación veremos algunos de los beneficios directos de la siesta:

  1. Aumenta el estado de alerta

Un estudio de la NASA encontró que una siesta 40 minutos aumenta el estado de alerta en un 100%. Otros estudios han encontrado que una siesta de 20 minutos es más eficaz que 200 mg de cafeína (una taza de café) y una serie de ejercicios.

Los estudios han demostrado que uno de los principales beneficios de la siesta son sus poderes restauradores. De hecho, si se corta el día con una siesta, te vas a sentir refrescado, alerta y lleno de energía para la segunda parte de tu día.

  1. Mejora la memoria y procesamiento cognitivo

Uno de los beneficios de la siesta es que mejora la memoria de trabajo y la capacidad de procesamiento cognitivo: esto es recordar más y pensar mejor. La memoria de trabajo está involucrada cuando se trabaja en tareas complejas donde se tiene que procesar la información y llevar a cabo una gran variedad de tareas al tiempo que se conserva un montón de otra información en su memoria.

Investigadores de la Universidad del Sarre en Alemania encontraron que una corta siesta durante el día aumenta significativamente la función cerebral y que dormir durante unos 45-60 minutos podría mejorar el aprendizaje y la memoria al 500%.




  1. Aumenta la creatividad

Un estudio de 2013 llevado a cabo por científicos del Centro de la Universidad de Georgetown centró su investigación en el examen de la actividad cerebral de los participantes que dormían la siesta. Encontraron que el lado izquierdo del cerebro (relacionado con el análisis y la lógica) descansa en silencio. El lado derecho del cerebro, la parte a cargo de la creatividad y el pensamiento a gran escala, charlaba a la distancia consigo mismo y con el otro lado del cerebro todo el tiempo.

Esto demostró que el cerebro es capaz de participar en el proceso creativo de manera más eficiente y sin interrupciones durante el sueño. Y si bien es muy probable que no ocurra el próximo gran avance tecnológico durante la siesta de 20 minutos, los investigadores fueron capaces de determinar que las siestas ayudan en el desarrollo de soluciones creativas para los problemas que has estado tratando de resolver. Cuando está despierto, el cerebro trabaja de forma activa en el problema-al realizar muchas otras funciones-cuando se queda dormido, el centro creativo en tu cerebro sigue en silencio dándole vueltas al problema.

argentrends-siesta1

3 maneras de maximizar los beneficios de la siesta

Ahora que entendemos los beneficios asociados a la siesta del medio día, te contamos cómo podemos sacar el máximo provecho de una sesión de siesta rápida 

  1. Tratá de programar el tiempo para la siesta

Los investigadores sugieren mantener una hora regularmente programada para las siestas diarias. El mejor momento para una siesta rápida es en el medio del día, entre las horas de 13:00 y 15:00. El estudio explica:

“Debido a los ciclos naturales de nuestros ritmos circadianos, los picos de cansancio ocurren dos veces durante un período de 24 horas. Un pico de la somnolencia está normalmente en el medio de la noche, por lo que los demás, 12 horas más tarde, cae justo en el medio de la tarde. “

  1. Que las siestas duren entre 15 y 45 minutos

Dormir la siesta por demasiado tiempo puede causar inercia, quedar  atontado, desorientado, sensación que se tiene cuando se despierta y, a veces se puede sentir aún más cansado de lo que se estaba antes de la siesta.

El lapso óptimo para una siesta es de entre 90-110 minutos, ya que le permite a tu cerebro y al cuerpo experimentar el equilibrio óptimo de las 5 etapas del sueño, o un ciclo de sueño completo.




El problema con esto es que la mayoría de nosotros no tenemos un periodo de 90 minutos entre las 1pm y 3 pm para obtener una siesta en tamaño completo. Así que los expertos dicen que la mejor alternativa es tomar un tiempo rápido de la siesta de 10-20 minutos para que permanezcamos en las etapas uno y dos del ciclo del sueño. Esto permite a nuestro cerebro descansar y recuperarse, pero no nos permite pasar a los niveles más profundos de sueño y despertar aturdido y cansado.

  1. Una “siesta de cafeína”

El experto en sueño Dr. Michael Breus es un genio. Introdujo el concepto de la “napalatte” (siesta-latte) en una entrevista con el Huffington Post. ¿Cómo funciona? Primero se toma una taza de café y luego se toma inmediatamente una siesta de 20 minutos. La cafeína hará su efecto justo después de que despiertes y que estarás fresco, lleno de energía y agudeza mental. Es la combinación perfecta.

“Este combo es bueno para cuatro horas, garantizado,” dice Breus.

Contanos cuales son tus técnicas para la siesta y si tenés la fortuna de poder tomarte una cada tanto… que no sea en finde!

Ponele estrellas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *