Una ducha fría: lo que necesitás para mejorar tu salud mental

Si uno pregunta si han oído hablar de la hidroterapia es probable obtener una respuesta negativa. Pueden incluso mirarte de forma extraña. Es una lástima que la hidroterapia (terapia del agua) aún no esté ampliamente aceptado en la medicina convencional.

De acuerdo con las estadísticas del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), más del 5% de las personas sufren de depresión. Para hacer frente a este problema cada vez más común, los científicos médicos se esfuerzan en la búsqueda de alternativas a las recetas de antidepresivos.

Ahora imaginate si tomar una ducha de agua fría fuese la respuesta. Algunos estudios interesantes muestran que los pacientes que sufren de ansiedad y depresión fueron en realidad ayudados simplemente tomando una ducha muy fria.

El agua fría es beneficiosa para la salud en general

A partir de los nadadores del invierno y las personas que participan en los ensayos clínicos adecuadamente organizados, nos damos cuenta de un hecho, nuestros cuerpos reaccionan de manera interesante con el agua fría y les encanta. Las personas con el hábito de nadar en agua fría y tomar duchas frías coincidentemente mejoraron su humor, tienen menos estrés, más energía y alivian el dolor de reumatismo.

¿Cómo ayuda el agua fría en la depresión?

Según el Dr. Nikolai Shevchuk, tenemos que estar expuestos a más estrés térmico. Afirma que tenemos que estar expuestos a tratamiento de choque de agua fría debido a que activa la beta-endorfina y noradrenalina en el cerebro. Este último se utiliza en muchos medicamentos antidepresivos. Aquí tenemos un proceso natural haciendo el mismo trabajo sin ningún tipo de efectos secundarios.

El choque del agua fría es similar al tratamiento de choque eléctrico. Los impulsos eléctricos viajan en grandes cantidades a partir de las terminaciones nerviosas de la piel para alcanzar el cerebro. La hipótesis del Dr. Shevchuk es que esta reacción puede tener un efecto beneficioso sobre la depresión. Sin embargo, queda más investigación que llevar adelante para confirmar esto.

Como una ventaja adicional, un estudio de investigación encontró que las duchas frías ayudaron a reducir los niveles de ácido úrico. Si estos niveles no se mantienen bajo control, es posible sufrir de gota dolorosa y enfermedad renal.

Otra ventaja mencionada por el Dr. Neil Schultz, dermatólogo, es que nuestra piel se beneficiará enormemente de tomar duchas de agua fría. Un primer lavado en agua caliente seguido de agua fría, sirve para deshacerse de enrojecimiento e hinchazón alrededor de los ojos. Esto sin duda nos pondrá en un gran estado de ánimo!




El mismo estudio encontró que la exposición al agua fría también tuvo el efecto de aumentar la glutatión que es un súper antioxidante y ayuda a los otros antioxidantes para mantener actuando en los mejores niveles posibles. Este tipo de reacción oxidativa puede fortalecer nuestra resistencia al estrés físico, emocional y mental.

¿Cómo pueden las duchas frías ayudar con la ansiedad?

Investigadores de la Universidad de Osaka han encontrado que el baño de agua fría tiene un efecto beneficioso en la reducción de la hormona cortisol. Esto por lo general entra en acción cuando el estrés y la ansiedad están asumiendo el control. Algunos estudios demuestran que puede mejorar nuestra capacidad de resistencia al estrés.

Éstos son algunos consejos para empezar con esta terapia

Al igual que con la mayoría de las nuevas actividades, tenés que tener un inicio sencillo. Podés empezar con una ducha normal a una temperatura tibia. A continuación, comenzar a reducir la temperatura gradualmente durante unos pocos minutos. Idealmente, buscamos obtener una temperatura a 20 ° C y tratar de que también durante unos minutos y ver cómo te resulta. Recordá que no hay abandonar la ducha de agua fría inmediatamente. Una vez que empezás a acostumbrarte, podés ir regulando tu temperatura a lo largo de una semana.

Si sufrís de migrañas, dolor o una enfermedad del corazón, consultá con tu médico si es seguro para realizar este procedimiento.




Y sin finalmente encontrás que las duchas frías te ayudan con tu depresión y tu ansiedad, es probable que no vuelvas a las duchas calientes. Como beneficio agregado vas a ahorrar mucho en energía electrica y en gas, algo que ciertamente evitará muchos dolores de cabeza!

Ponele estrellas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *